La responsabilidad social empresaria y los modelos de negocios abiertos

El presente artículo explora la relación que existe entre la responsabilidad social empresaria [RSE] y los modelos de negocios abiertos [MNA]. Describe cómo esta relación comienza a definir las formas en que las empresas hacen sus negocios. Específicamente, analiza cómo se articulan estos dos conceptos con la nueva gestión estratégica de los bienes intelectuales a nivel global. Responde brevemente a la pregunta: ¿existe una nueva responsabilidad empresaria que pueda codificarse a través de modelos de negocios abiertos? Finalmente, concluye con algunas ideas sobre la eticidad al momento de hacer negocios y cómo ésta comienza a influir sobre la gestión estratégica de lo bienes intelectuales dentro de las empresas.

La responsabilidad social empresaria:

Mucho se ha debatido en las últimas décadas sobre una posible eticidad al momento de hacer negocios. Vale decir, sobre la relación más o menos conflictiva que se presenta entre los beneficios de las empresas y el cuidado de algunos bienes comunes. Muchos han visto esta relación como un oxímoron, como una contradicción en los términos. Otros, sin embargo, han visto que esta relación podía construirse de forma robusta y sin contradicciones insalvables en detrimento de estos bienes genéricos, indeterminados y de carácter común. Muchas empresas han tomando sériamente el tema.

La responsabilidad social empresaria puede definirse como la obligación que tiene toda empresa de protección de determinados bienes que tienen un carácter común. Entre estos bienes se pueden describir el medio ambiente, los bienes intelectuales, la salud, la biodiversidad, los derechos laborales, la calidad de vida o los derechos de las generaciones futuras. Con mayor o menor precisión, el concepto se basa en la idea de un desarrollo sostenible en el tiempo y procura una eticidad que se ubica más allá de los negocios, del lucro o, incluso, de las cargas legales propiamente dichas.

La RSE y los modelos de negocios:

Si bien existe un notorio abuso con el concepto, está claro que la RSE se encuentra lejos de la caridad, las donaciones o el apoyo comunitario que pueda hacer una empresa. La RSE, claramente, no es ni casual ni transitoria. Por el contrario, puede definirse como una parte constitutiva de la forma de hacer negocios de una empresa. En este sentido, la RSE es parte constitutiva de los modelos de negocios. La RSE se inserta en la toma de decisiones estratégicas de las empresas y alcanza toda la cadena de producción de valor; proveedores, socios, outsourcing, clientes.

Los modelos de negocios sirven como un mapa donde se puede observar cómo las empresas, sus proveedores y los clientes desarrollan negocios. Permiten observar cómo una empresa produce, retiene y comercia el valor a sus clientes. Además de traducir la forma de hacer negocios, su modelización también permite codificar la forma en que los negocios van a producirse. De allí que, los modelos de negocios permitan diseñar estratégicamente como serán las formas de hacer negocios de las empresas.

Los modelos de negocios abiertos:

El desarrollo de las tecnologías digitales y el crecimiento de Internet [como una red abierta, distribuida y de pares] cambió las formas de creación, producción, distribución, comercialización y regulación del valor a nivel mundial. Específicamente, cambió las formas de regulación y gestión de los bienes intelectuales. Las empresas no fueron una excepción. La producción de valor y la innovación en el ámbito empresarial comenzó a requerir cada vez más colaboración entre diferentes redes de actores y un tratamiento diferencial de los bienes intelectuales en la cadena de valor.

Estas tendencias favorecieron el desarrollo de modelos de negocios con un carácter más flexible, con un carácter más abierto. Modelos más abiertos en relación al tratamiento y gestión de los bienes intelectuales. Estos modelos abiertos no utilizan el derecho de autor sólo de una forma restrictiva, sino que hacen un uso estratégico de los bienes intelectuales para articular clientes, proveedores o competidores en la producción colaborativa del valor. Los modelos de negocios abiertos superan el dilema entre restringir o compartir, entre excluir o incluir a quienes están por fuera de la firma.

Hacia una gestión estratégica y ética de los bienes intelectuales:

Los modelos de negocios abiertos son una invitación a compartir, a colaborar y a pensar en alianzas estratégicas para hacer negocios. El diseño de negocios abiertos permite compartir y liberar estratégicamente la propia información, los bienes intelectuales, para producir valor de forma distribuida. De allí que en la gestión de los bienes intelectuales aparezca la relación entre la responsabilidad social empresaria y los modelos de negocios abiertos. ¿Existe una nueva RSE que se codifique en los modelos de negocios y se refiera a la gestión de los bienes intelectuales?

La gestión estratégica de la reserva/liberación de los bienes intelectuales comienza a ser parte de los modelos de negocios. Los modelos de negocios abiertos incluyen un fuerte componente ético en el tratamiento de estos bienes. La responsabilidad social empresaria comienza a estar presente de forma directa en las empresas que gestionan estratégicamente el valor intelectual. Así, en una parte importante, los modelos de negocios abiertos codifican esta eticidad al hacer negocios. Es una responsabilidad social empresaria al gestionar estratégicamente los bienes intelectuales.

Algunas ideas más para continuar la discusión:

La responsabilidad social empresaria sirve para recordar que las firmas deben respetar también obligaciones éticas y operativas. En muchos casos éstas son tan o más importantes que las cargas legales, administrativas o corporativas. Además de la clara conveniencia en la produccion y comercialización de valor de una forma distribuida, vía la RSE los modelos de negocios abiertos comienzan a codificar variables éticas para gestionar bienes intelectuales. El tratamiento abierto y libre en la gestión de los bienes intelectuales muestra esta nueva eticidad. La empresas comienzan a discutir y diseñar estratégicamente sus modelos de negocios pensando en libertades, formatos, estándares, licencias y, en suma, en un ambientalismo sobre los bienes intelectuales.

Comments are closed.